Se trata de una malinterpretación de un artículo de hace unos meses que buscaba explicaciones para los resultados de un experimento realizado en 2016. La agencia espacial estadounidense no se ha pronunciado sobre esta hipótesis, no comprobada.