China lanzó al espacio el último satélite de su sistema de geolocalización Beidou (BDS), su alternativa al estadounidense GPS. El satélite completará la red de 35 aparatos de la tercera generación que el país asiático impulsó en 2015 para poder ofrecer una cobertura global de posicionamiento.