El presidente de Uruguay, Luis Lacalle Pou, implementó una aplicación para controlar los casos en el país, creado por el gigante tecnológico y Google. El país es uno que cuenta con menos casos activos y muertes por coronavirus en la región.