Comprar un móvil de segunda mano tiene más sentido que nunca. Llevo años haciéndolo así

Combustibles a más de 1.70/l (y, sí, el precio es pactado y deliberado), una cesta de la compra que empieza a ser inasumible, alquileres e hipotecas disparados y, por si no era suficiente, el ticket medio de los teléfonos nuevos, más disparado que nunca. La elevada factura de los móviles es uno de los principales responsables del desplome en ventas que están sufriendo, y alternativas como el renting empiezan a cobrar fuerza ante los disparados precios.

En mi caso particular, soy un férreo defensor de la segunda mano. Mis vehículos son de ocasión y, hace unos años, mis móviles también lo eran. El móvil chollo sobrevive, siempre y cuando no tengas remilgos en comprar algo que ya ha sido usado o, en escenarios incluso más optimistas, tan solo desprecintado por una persona.

Este post se centrará en mi experiencia con los móviles usados (o no tan usados, como explicaré), por lo que no habrá mención a los reacondicionados. Este es un caso similar, pero hay webs especializadas y cuentan con particularidades algo distintas respecto al mercado de segunda mano.


El capricho de desprecintar el teléfono

Además de un amante de la tecnología, soy también amante del motor. Al ser este un terreno donde los precios son mucho más elevados, siempre me resultó curioso un fenómeno análogo al de los teléfonos móviles: estrenar tú mismo el producto supone un elevado sobrecoste. Es algo que se materializa y evidencia en la compra de vehículos «kilómetro cero». Puedes llegar a ahorrarte miles de euros por comprar un coche o moto que, simplemente, no han sido estrenados por ti.

En el caso de los teléfonos pasa algo muy similar. Antes de hablar de teléfonos usados, conviene dar visibilidad a los teléfonos desprecintados. Estos teléfonos que son regalo de empresa, regalo del operador, o comprados a capricho por alguien tan solo para probarlo unas horas, para inmediatamente devolverlos a la caja. Ya no son nuevos, y eso reduce su precio final. Hay un caso aún más extremo, el de los móviles que están precitandos, pero no se venden a través del fabricante original.

Un iPhone 14 Pro Max a precio de iPhone 14 Pro, o un S22 Ultra por 800 euros. Son algunos de los ejemplos de cómo podemos ahorrarnos unos cuantos de euros comprando móviles precintados o desprecintados en portales de segunda mano. Si logramos asegurarnos de su procedencia, es una compra inteligente. Un poco más adelante te contaré cómo funcionan las garantías en estos casos, aunque ya te adelanto que no suele haber menor problema.

La gama alta cobra sentido con el tiempo

Realme Gt

Entre un Realme GT de 2021, con un Snapdragon 888 y un Realme 9 Pro+ de 2022 con un MediaTek Dimensity 720, ¿cuál escogerías? Cada cual con sus preferencias, pero yo no tengo duda alguna de que el Realme GT es una mejor compra, y actualmente cuestan lo mismo en Amazon. Este es tan solo un ejemplo de algo que ya conté: «quise comprarme un gama media de 2022. Acabé con un gama alta de 2021 que lo superaba en todo».

En mi caso particular, suelo ser bastante insistente con la potencia de los teléfonos. Porque a nadie le importa al pensar en un uso básico de WhatsApp, Gmail y redes sociales, pero a todos nos importa cuando queremos que se mueva fluido durante más de tres años, cuando queremos que mueva esa app que se ha lanzado tiempo después de su lanzamiento, cuando deja de tener soporte porque el procesador no es compatible, o cuando empieza a irnos mal y nos acordamos de haber comprado un móvil tan humilde.

La gama alta de hace un par de años, en términos generales, sigue superando por mucho a la gama media actual. Tema aparte es el tributo que tendremos que pagar en el caso de que usemos un Android: el soporte, pero un S21 Ultra es mejor que cualquier Galaxy A, y un Xiaomi Mi 11 Pro barre a cualquier Redmi que roce los 400 euros. Y, sí, los puedes encontrar de segunda mano sobre estas cifras.

Dónde y cómo buscar el móvil perfecto

Captura De Pantalla 2023 01 20 A Las 12 15 09 P M

HTCmania y Wallapop. La primera por fiabilidad general y trato más cercano, la segunda porque puedes encontrar lo que te apetezca de forma aún más cómoda. El subforo de HTCmania nos permite ver las valoraciones y ventas totales de los vendedores. Aquí soy bastante tajante: no compres nada a quien no tenga valoraciones. Todos hemos tenido que ser vendedor sin puntuación, pero a estas alturas del partido hay que ir a lo seguro.

Wallapop es más fácil y visual… y más abierto al regateo. La recomendación es la misma: no compres nada si el vendedor se acaba de crear la cuenta o si no tiene suficientes valoraciones positivas. En mi caso, si no tiene cinco estrellas, no compro. Es fácil mantener una buena reputación si haces las cosas bien, tener pocas estrellas es casi una garantía de que el teléfono no estará tal y como prometen los vendedores.

Como estamos comprando en línea, no podremos revisar el estado del teléfono. Mi recomendación es pedir un vídeo del móvil funcionando, en el que se aprecie la fecha actual. Si el vendedor es transparente, no pondrá problema alguno. Si las fotografías de Wallapop o HTCmania no tienen suficiente calidad, es más que recomendable pedir que nos envíe las fotografías originales por el medio que ambos estiméis.

Hablemos de garantía

móviles

La garantía del teléfono la marcará el fabricante, y no importa tanto dónde se haya comprado. La garantía la marca europa pese a que, en algunos casos, el fabricante se quiera lavar las manos y remitirte a la tienda original donde lo compraste. Si te haces con un dispositivo muy antiguo (poco recomendable), no puedes esperar garantía alguna. Si compras uno que aún entre dentro del periodo de garantía, siempre conviene tener la factura original a mano, pueden pedírtela para tramitar el proceso.

En casos como el de Google, Apple o Samsung, simplemente bastará con facilitar el IMEI del teléfono. Si entra en periodo de garantía, al menos en mi experiencia con los tres servicios técnicos, no pondrán pega alguna. De hecho, hace no demasiado tiempo tramité la garantía de un producto Apple que aún estaba a nombre de otra persona. Simplemente con el número de serie me tramitaron todo el proceso y modificamos la propiedad del dispositivo.

El mejor caso es la compra de móviles aún precintados, que conservan la totalidad del periodo de garantía, e incluso puede que algunas de las ventajas que ofrecen algunos fabricantes con la primera activación del dispositivo (meses gratis de servicios, etc.).


La noticia

Comprar un móvil de segunda mano tiene más sentido que nunca. Llevo años haciéndolo así

fue publicada originalmente en

Xataka

por
Ricardo Aguilar

.