Cuando centrar el logo de Atari en un juego de recreativas provocó que los jugadores pudieran jugar gratis

Atari fue una de las empresas pioneras en esto de los videojuegos. La compañía de Nolan Bushnell es la culpable de juegos como ‘Pong‘, ‘Asteroids’, ‘Pac-Man‘, ‘Defender’ o ‘Tempest‘, un título que se lanzó en 1981 cuando Warner ya había comprado la empresa. La idea con ‘Tempest’ era crear un ‘Space Invaders’ en primera persona, intentando así conseguir de nuevo el enorme éxito que tuvieron las recreativas de ‘Space Invaders’.

Del desarrollo del juego estaba a cargo Dave Theurer, que también desarrolló ‘Missile Comand’. Este llegó a Atari en 1976 y no solo era una persona muy creativa, sino también muy perfeccionista. Tan perfeccionista era que por querer dejarlo todo perfecto acabó creando un bug que afectaba al modelo de negocio de las recreativas: que los jugadores durasen poco y echasen muchas monedas. ¿El motivo? Centrar el logo de Atari.


Un bug inesperado que regalaba partidas

El desarrollo de Tempest duró aproximadamente un año y el juego ocupaba 21 kb. Es curioso cómo han cambiado las cosas, ¿verdad? Ahora hay actualizaciones de 84 GB para videojuegos de consola. El juego se controlaba con un pomo y, en un primer momento, era en blanco y negro. Sin embargo, Theurer decidió usar el generador de gráficos X-Y a color, a pesar de que la tecnología era relativamente nueva y, por lo tanto, poco estable.

Los primeros monitores X-Y se calentaban bastante, hasta el punto de que el propio Theurer cuenta en el libro ‘La Gran Historia de los Videojuegos’ (7,59 euros) que llegó a fundir las soldaduras de unas resistencias de una placa de ordenador mientras lo desarrollaba. «Aquellos monitores X-Y a color eran poco de fiar. Fueron todo un problema durante las fases de pruebas y siguieron siéndolo después, en los salones. No duraban mucho», aseguraba el desarrollador.

Cuando el juego estaba terminado Theurer se dio cuenta de que el logo de Atari no estaba perfectamente centrado en la pantalla, así que decidió centrarlo. La ROM del juego se distribuyó y fue un éxito tremendo, pero no tardaron en llegar las quejas. Por un lado, las máquinas se averiaban con frecuencia porque los monitores X-Y eran un poco de aquella manera. Por otro lado, los jugadores habían encontrado la forma de jugar gratis.

Como haría cualquier persona en su sano juicio, Theurer achacó este «bug» al hardware, que ya sabemos que era inestable, pero lo cierto es que nada más lejos de la realidad. El culpable era él y solo él. ‘Tempest’ tenía un sistema anticopia que analizaba la posición de los objetos en pantalla y dejaba de reproducir la imagen si había alguna cosa fuera de lugar. ¿Recordáis que movió el logo de Atari para centrarlo? Pues este cambio estético tan absurdo provocó que el código del juego fallará.

Si un jugador conseguía una puntuación de XXYYZZ puntos, siendo XX mayor de 16, YY entre 20 y 60 y ZZ 06, 11, 12, 16, 17 o 18, el juego, automáticamente, regalaba 40 créditos, es decir, 40 partidas gratuitas. Si ZZ era 48 también regalaba 255 vidas extras. Evidentemente, el bug no se quedó ahí para siempre, sino que fue eliminado en la ROM 217.

Algunos usuarios cuentan en los foros de arcade que ellos explotaron este bug para jugar gratis, pero que los dueños de los locales estaban atentos y les obligaban a dejar de jugar. Otros usuarios cuentan que en algunas ocasiones el dueño llegó a borrar la ROM para evitar que la gente jugase. Una historia de lo más curiosa, sin duda.

Este artículo forma parte de una sección semanal de Jose García dedicada a abordar la tecnología desde un punto de vista más distendido, personal e informal que publicamos en Xataka todos los sábados.

Imagen | Rob DiCaterino con licencia CC BY 2.0


La noticia

Cuando centrar el logo de Atari en un juego de recreativas provocó que los jugadores pudieran jugar gratis

fue publicada originalmente en

Xataka

por
Jose García

.