Estamos en la era de la videoconferencia y las webcams de la mayoría de portátiles son un horror

Jamás habíamos hecho tantas videoconferencias en toda la historia. La pandemia de COVID-19 nos ha tenido confinados teletrabajando o estudiando desde casa, y eso ha hecho que de repente un pequeño y olvidado elemento de nuestros portátiles cobre más relevancia que nunca: la webcam.

Es un apartado al que rara vez prestamos atención porque durante años era algo que venía bien tener pero que la mayoría solo utilizaba ocasionalmente. Y ahora que las hemos necesitado más que nunca, hemos descubierto que las webcams de nuestros equipos son, en la mayoría de las ocasiones, un absoluto desastre.


Webcams que parecen de otra época

Quien suscribe esta columna lo sabe bien: llevo años padeciendo la condena de la webcam de mi Dell XPS 13 (9343, modelo de 2015), que no solo ofrece una calidad de vídeo bastante pobre, sino que además tiene el problema de estar situada en la esquina inferior izquierda de la pantalla.

Yo Os prometo que estoy mirando a la pantalla de mi Dell XPS 13 mientras escribo esto. Bien por esa magnífica visión de mi papada, por cierto.

Esa posición hace que la perspectiva que ofrece la webcam de mí cada vez que hago una videoconferencia sea bastante horrenda. Es algo que ni pensé cuando compré el equipo, claro: apenas usaba entonces las aplicaciones de videoconferencia, y valoraba mucho más poder disfrutar de una pantalla sin apenas bordes.

Dell acabó solucionando el problema de la posición de la webcam en la edición 9380 de los Dell XPS 13 que apareció a principios de 2019. El pequeño módulo de 2,25 mm hizo posible reemplazar el módulo anterior de 7 mm (el mismo de mi equipo) y ofrecer así una perspectiva mucho más adecuada.

Hay otros equipos con ese problema como algunos portátiles de Huawei (como el MateBook X Pro) o de Honor (como su reciente MagicBook 14). En ellos la webcam está bajo una de las teclas del teclado para proteger la privacidad. Eso plantea el mismo problema de perspectiva, pero en realidad el problema más importante es otro.

La calidad.

¿Por qué las webcams de nuestros portátiles son tan malas?

Así es: los fabricantes apenas prestan atención a este apartado porque nunca ha sido un aspecto diferencial de la experiencia de usuario. Ahora lo es más que nunca, y eso nos ha hecho darnos cuenta de lo mucho que los portátiles han avanzado en casi todos los ámbitos, pero no en el de sus webcams.

Webcam1

Es cierto que los diseños de los portátiles no dan demasiado margen de maniobra a los portátiles. La pantalla apenas sí ofrece grosor con el que trabajar y los marcos son cada vez más pequeños.

El argumento en contra es fácil: los móviles han logrado ofrecer cámaras frontales muy superiores a las que tenemos en portátiles y lo hacen también con limitaciones claras de espacio, aunque desde luego no tantas como las que imponen las modernas pantallas de los portátiles en las que el grosor de esa parte del chasis cada vez es más reducido.

Cuando Dell solucionó su problema de perspectiva lo hizo comprometiendo la calidad de la cámara: el sensor y el objetivo son mucho más pequeños debido a esa reducción global de todo el módulo de cámara, lo que provoca sacrificios finales en la calidad de la imagen y el vídeo que captura esa webcam.

No hay demasiados fabricantes que hagan las cosas bien en este terreno precisamente por ese compromiso del grosor de las pantallas, y solo hay excepciones en casos como el de los Surface Book de Microsoft, que precisamente por ser tabletas convertibles tienen espacio para contar con una webcam «en condiciones» con una calidad notable.

Para el resto del mercado esta sigue siendo una asignatura pendiente. Algunas críticas a los renovados MacBook Air de 2020 venían por ese lado, por ejemplo, pero la misma queja aparece una y otra vez en comentarios de los propietarios de equipos de gama alta como los HP Spectre o los Lenovo ThinkPad X1 Carbon.


Las quejas son constantes en este apartado, y son muchos los comentarios en foros como los de Reddit que se quejaban y se quejan de cómo a estas alturas tenemos webcams 720p que no parecen 720p e incluso webcams «VGA» (640×480, terrible) que no solo cuentan con una definición pobre, sino que solo se ven algo decentes cuando las condiciones de iluminación son perfectas.

Hay alternativas, pero no son ideales (o baratas)

Aún así puede haber otros defectos de la imagen, como imagen con colores «lavados», con exceso de tonos amarillentos o con latencias terribles tanto en audio como en vídeo y pérdida de fotogramas. En la era de la videoconferencia en la que nos encontramos en la que hasta comienza a usarse cada vez más la videoconferencia para temas realmente importantes como entrevistas de trabajo un problema como este comienza a ser importante.

Logitech1 La subida de precios en el mercado de las webcams ha sido espectacular durante la pandemia.

Hay soluciones, por supuesto. Podemos comprar una webcam externa. Eso si es que tenemos la suerte de encontrarla, porque la demanda ha sido tal que la ley de la oferta y la demanda ha provocado falta de inventario y subida de precios. Las populares Logitech C920 están hoy en día a más de 140 euros en Amazon, por ejemplo, pero es que esas mismas webcams estaban a apenas 37,40 euros en el pasado Black Friday.

También podemos acudir a soluciones tecnológicas como Droidcam, que permite que utilicemos nuestro móvil Android como webcam en este tipo de escenarios. La idea funciona de forma decente cuando funciona, pero está sujeta a factores como la calidad de la WiFi usada o los posibles conflictos entre nuestro móvil y nuestro portátil.

Droidcam puede ser una opción -si tenéis una DSLR de Canon también la podéis usar como webcam-, pero está lejos de ser la ideal, y lo dice alguien que la ha probado varias veces durante el confinamiento. Eso me lleva a hacer dos reflexiones finales. La primera, ¿por qué tanto nuevo lanzamiento de portátil y ni un solo fabricante aprovecha para lanzar un portátil con una webcam diferencial?

La segunda, ¿por qué Microsoft o Apple no ofrecen una herramienta tipo Droidcam nativa que ofrezca esa función de forma nativa ahora que tanta gente la nacesita? Ninguna de esas dos preguntas tiene respuesta clara en estos momentos, y no parece que vaya a tenerla a corto plazo.

Parece mentira.


La noticia

Estamos en la era de la videoconferencia y las webcams de la mayoría de portátiles son un horror

fue publicada originalmente en

Xataka

por
Javier Pastor

.

este sitio utiliza cookie, dale aceptar lo hacemos para mejorar la experiencia.